Alícia trabaja con cocineros europeos para mejorar la alimentación de las personas con disfagia

Publicado el 9 de septiembre de 2017

Impulsa la creación de una red de expertos para generar conocimientos que permitan dar soluciones a las personas que tienen que cocinar para afectados por este síntoma

Ruud Wunneberg estuvo al frente del restaurante neerlandés De Boerderij, galardonado con una estrella Michelin entre los años 60 y 85. Ahora, ya jubilado, sufre disfagia, una alteración que no le permite tragar correctamente los alimentos. Esta semana ha sido uno de los chefs invitados en el primero “Chef’s Council for Dysphagia, celebrado en la Fundación Alícia.

Durante dos días chefs, cuidadores, médicos, logopedas y nutricionistas de diferentes países europeos han intercambiado experiencias. El objetivo es generar conocimiento para favorecer la alimentación de quien sufre disfagia. “Mi experiencia es un valor añadido. Me gusta poder contribuir en un proyecto como este”, asegura Wunneberg, destacando que se trata de una iniciativa que le ha "impresionado, muy interesante y que puede ayudar a muchas personas”.

Las instalaciones de Món Santo Benet han acogido el primer encuentro de expertos, en el que han intercambiado experiencias

El “Chef’s Council for Dysphagia” está impulsado conjuntamente por la Fundación Alícia y Nutricia, un empresa dedicada a la investigación y desarrollo de productos de nutrición médica, y cuenta con el apoyo de la European Society for SwallowingDisorders (Sociedad Europea de los Trastornos de la Deglución).

Nace con la voluntad de mejorar la calidad de vida de las personas con disfagia. Y es que, a pesar de que sí que existe un criterio sobre las necesidades nutricionales y la seguridad al tragar para personas con disfagia, no se ha priorizado del mismo modo en la importancia del gusto y el placer para el comensal.

El objetivo es abordar la alimentación desde el punto de vista culinario pero sin desatender los requerimientos nutricionales y de seguridad. “El placer es importante, pero junto a la disciplina”, señala el chef neerlandés.

El proyecto toma como punto de partida para generar este conocimiento la experiencia del día a día de sus integrantes. Se quiere crear un trabajo en red que dé soluciones técnicas en la elaboración de los platos y que sirva tanto para profesionales cómo para cuidadores de personas con la enfermedad.

Este primer encuentro ha servido como punto de partida, para generar debate y extraer las primeras conclusiones. Se han definido las bases de este trabajo conjunto y ahora el objetivo será ir creando este conocimiento.

Posteriormente los mismos integrantes del congreso serán los encargados de trasladar este conocimiento a los profesionales de sus respectivos países.